Autorizados

RM: Nuevo procedimiento contra el contrabando de cigarrillos

Miércoles 06 de marzo. –  En esta oportunidad, el operativo contra el contrabando se realizó en las comunas de Curacaví, Peñalolén y Santiago.

Funcionarios policiales de la Región Metropolitana se han enfocado esta semana en fiscalizar locales, ferias y calles con el objetivo de acabar con la venta de cigarrillos de contrabando.

Durante la tarde de ayer, efectivos policiales pertenecientes a la 43° Comisaría de Peñalolén, 3ra Comisaría Central y a la 63° Comisaría de Curacaví realizaron un operativo conjunto obteniendo los siguientes resultados:

En Peñalolén, el personal policial descubrió a un comerciante ambulante vendiendo cigarrillos ilegales. El sujeto se encontraba ubicado en la Feria Arrieta de la avenida Grecia con Ictinus  y fue sorprendido infraganti comercializando -a viva voz- cigarrillos ilegales. El ciudadano portaba 155 cajetillas de contrabando, las que fueron decomisadas en el momento.

En Curacaví, la policía inspecciono un almacén -sin nombre- ubicado en la calle Javiera Carrera, desde donde decomisaron 220 cigarrillos ilegales de diversas marcas. Cabe destacar que este local ya había sido fiscalizado anteriormente.

Posterior a ello, se trasladaron a otro almacén -sin nombre- ubicado en el pasaje Ramón Freire. Una vez en el lugar, detectaron 27 cajetillas de cigarrillos ilegales que se encontraban escondidas y a la espera de ser comercializadas.

Por otra parte, en la comuna de Santiago mientras personal policial realizaba un recorrido de rutina sorprendieron a una vendedora ambulante ubicada en Avenida Alameda esquina Maipú.

La mujer que ofrecía cigarrillos ilegales a los transeúntes, fue detenida y se le decomisaron 153 cajetillas equivalentes a $400.000 aproximadamente. Cabe destacar que, aunque sean pocos cigarrillos, si son ilegales, es un delito.

Las 346 cajetillas incautadas durante todo el procedimiento fueron enviadas al Servicio Nacional de Aduanas para los trámites correspondientes y los cuatro detenidos quedaron a disposición de las fiscalías locales donde arriesgan el pago de una multa millonaria por el delito de contrabando consumado.