Comprar a delincuentes te convierte en uno