Autorizados

Más de 1.700 cajetillas incautadas en operativo conjunto de Carabineros

Martes 13 de noviembre de 2018.- El masivo decomiso tuvo lugar en las regiones de Valparaíso, Antofagasta, O’Higgins y Metropolitana.

El contrabando de cigarrillos continúa siendo una de las prioridades de las fuerzas policiales y diariamente realizan procedimientos en todo el país para combatirlo definitivamente. Este martes se llevó a cabo otra fiscalización conjunta en cuatro regiones donde Carabineros incautó cajetillas ilegales dentro de siete comunas.

En Estación Central (RM), específicamente en las inmediaciones del Barrio Meiggs, funcionarios adscritos a la 3ª Comisaria Santiago Central detuvieron a tres vendedores que ofrecían cigarrillos ilegales a la altura de La Alameda.

Siguendo en RM, en la comuna de Renca, personal de la 7ma. Comisaria se dirigió a la amasandería “Las Monitas” ubicada en la avenida Vicuña Mackenna y hallaron al encargado vendiendo cajetillas prohibidas a un cliente. De igual forma, en Conchalí, Carabineros pertenecientes a la 5ta. Comisaría acudieron al almacén “Onur” en la calle Víctor González y encontraron cigarrillos de contrabando exhibidos en el mesón de entrada.

En Calama (Antofagasta), funcionarios pertenecientes a la 1ª Comisaría fiscalizaron dos almacenes: Uno en la calle Alonso de Ercilla y el otro en la calle Sevilla.  En ambos descubrieron cigarrillos ilegales.

De igual forma, en Rengo (O´Higgins), Carabineros de Retén de Popeta acudió a un local de frutas y verduras en la calle Diego Portales y detuvieron al dependiente por vender mercancía prohibida.

    

En la V Región, funcionarios de la Subcomisaría de Quintero visitaron el local comercial “El Sativa” ubicado en la avenida Normandie de la comuna y procedieron a aprehender a la encargada por la venta de cajetillas de contrabando. Así mismo, la Patrulla Intervención de la Prefectura de Valparaíso inspeccionó la calle Uruguay y detectó a un vendedor ambulante que salió huyendo dejando la mercancía abandonada.

Las 1.736 cajetillas decomisadas se enviaron a Aduana para los trámites correspondientes y los ciudadanos detenidos quedaron a disposición de las fiscalías locales donde arriesgan el pago de una multa millonaria por el delito consumado de contrabando previsto.