Autorizados

El contrabando de cigarrillos como forma de crimen organizado

El crimen organizado se manifiesta a través de diversos mercados ilícitos, como el narcotráfico, la trata de personas, el tráfico de armas, de migrantes, y una larga lista de mercancías que incluye también aquellas permitidas en la economía legal, como los cigarrillos.

En el caso de Chile, las estimaciones del mercado de cigarrillos ilícitos indican que el consumo alcanza al 38,6% de la población adulta y que 21,4% del volumen de cigarrillos consumidos a nivel nacional corresponde a cigarrillos ilícitos, los cuales en su totalidad son identificados como productos de contrabando (MIDE-UC, 2019).

El origen y dinámicas del mercado ilegal de tabaco es tan variable en las regiones del mundo como la naturaleza misma del crimen organizado. En el caso de América Latina se dan tanto el contrabando (ingreso ilegal de cigarrillos sin pagar impuestos), como la falsificación (producido por marcas no autorizadas) y el mercado gris (tabaco producido legalmente para su consumo en un lugar, pero desviado en la cadena de suministro, especialmente a zonas libres de impuestos). Todos provienen principalmente de Paraguay, China e India, usando como lugares de triangulación Bolivia y Panamá.

En Chile, las rutas principales de contrabando de cigarrillos son similares a las de otras mercancías ilícitas como las drogas: el ingreso es principalmente en la frontera norte, tanto por vía terrestre como marítima, aunque también se registran ingresos en las zonas centro y sur del país, siempre con destino a las grandes ciudades.

Los resultados de la investigación indican que:
– Hay un aumento considerable en la incautación de cigarrillos
– Se evidencia el traspaso de personas dedicadas al narcotráfico hacia el mercado del cigarrillo ilícito por ser muy lucrativo y menos riesgoso que las drogas (relación oportunista).

Hasta ahora, narcotráfico y contrabando de cigarrillos son rubros independientes entre sí, pero donde el segundo parece estar permeando las lógicas de trabajo del primero.

Estos hallazgos respecto de la escasa intersección entre el contrabando de cigarrillos y otros delitos de crimen organizado transnacional son congruentes con lo que sucede en otras regiones del mundo; es decir, se trataría principalmente de negocios paralelos. Sin embargo, la necesidad de una mayor preocupación por investigaciones que pongan énfasis en el análisis de estos puentes de posible colaboración o integración son necesarios para poder enfrentar la problemática de los mercados ilegales de forma efectiva y eficiente.

En este sentido se propone la necesidad de avanzar en cuatro áreas fundamentales:
1.- Establecer equipos de investigación criminal en el Ministerio Público y las policías que pongan énfasis en la identificación de mecanismos de vinculación entre ambos mercados ilegales en los diferentes momentos de traslado, distribución y venta en diversas partes del país.
2.- Fortalecer mecanismos de control del accionar de múltiples instituciones públicas cuyos funcionarios pueden estar sujetos a la presión o tentación del dinero de organizaciones criminales.
3.-  Fortalecer las capacidades legales que permitan enfrentar las diversas ramificaciones de los mercados ilegales, especialmente el contrabando de cigarrillos, que incluyen el tráfico, distribución y venta, así como un mayor énfasis en los beneficios económicos de esta industria.
4.- Capacitar a múltiples actores institucionales que incluyen desde policías hasta fiscalizadores municipales en la identificación de organizaciones locales cuyas actividades ilícitas aumenten las posibilidades de confluencia entre los distintos mercados ilegales.

Fuente: Contrabando de cigarrillo como forma de criminalidad organizada. Lucía Dammert, Liza Zúñiga